Indicaciones necesarias a los que quisieran ser ricos

por Benjamín Franklin, 1736*

 

 

El uso del dinero tiene la ventaja de hacer dinero. De a seis libras por año usted puede tener el uso de cientos de libras, con tal que usted sea un hombre con la sabida prudencia y honradez. Él que derrocha una avena mondada al día ocioso, pasa ocioso alrededor de seis libras en un año, que es el precio para el uso de cientos de libras. Él que malgasta ocioso el valor de una avena mondada de su tiempo por día, un día tras otro, pierde el privilegio de usar cientos de libras cada día. Él que ocioso pierde el valor de cinco chelines del tiempo pierde cinco chelines, y tira los cinco chelines en el mar. Él que pierde cinco chelines pierde no solamente esa suma, pues toda la ventaja que pudo ser hecha, dándole vuelta en repartir, que para el momento en que un hombre joven si persevera con voluntad hará una suma considerable de dinero. Otra vez: El que compra a crédito paga el precio de lo que él vende y eso es equivalente al capital y al interés de su dinero durante el tiempo que él podría haberlo guardado solo; por lo tanto, el que compra a crédito paga en interés lo que él compra, y él que paga dinero en efectivo puede ser que deje ese dinero libre para poderlo utilizar en otra cosa; de modo que él que posee cualquier cosa comprada a crédito paga en el interés, el uso de sí mismo. En toda compra de mercancías lo mejor es pagar el dinero en efectivo, porque en las ventas a crédito se espera perder cinco por ciento, por malas deudas; por lo tanto el carga en todos lo que él compra a crédito un avance que aumentará esa deficiencia. Los que pagan lo que compran sobrepagan su crédito. Él que paga en efectivo, se puede escapar de esta carga.

"Un penique ahorrado es una libra querido; y una bolsa de avena por día en un año."


-- pensamientos de Benjamín Franklin del "Almanaque del Pobre Ricardo."-1736.
*(Traducción directa del original en inglés.)